×

Elija su idioma

Català Català English English Español Español

¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

CREAR MI CUENTA

POSTIGO DEL ACEITE

De todas las puertas y postigos que tenia Sevilla hasta el siglo XIX, a decir de los cronistas, solo nos han quedado dos ejemplos, la Puerta de la Macarena y el Postigo del Aceite; éste lo vemos en la imagen ya con la restauración que le efectuó el Conde de Barajas, cuya lapida conmemorativa conserva.

En tiempos la plaza que le da acceso fue llamada de San Agustín, por ser donde estaba enclavado el hospital de su nombre, contiguo a la capillita, para uso de la nación flamenca; asimismo, fue llamada de la Carnicería de Abades, pues en ella estuvo dicho establecimiento. En su entorno se encontraba el Alfolí de la sal.


Como en casi todas las puertas, se colocaban allí un conjunto enmarañado de efímeros puestecillos donde se vendían productos de lo mas variopinto. Ahí tenemos un puesto de agua, posiblemente uno de aquellos de agua de Tomares a los que hace alusión Estébanez Calderón y esa pléyade de "curiosos impertinentes" que nos observaban detrás de sus monóculos de modelo inglés.

Imágenes y textos tomados del libro: SEVILLA AYER Y HOY (Primera serie) 1998
Documentación y textos: Nicolás Salas
Ilustraciones actuales: J. M. Serrano, T. Díaz Japón, M. Sanvicente, Nieves Sanz, R. Doblado, M. Herce, y J. L. Ortega.

SUBIR